La Infodemia una pandemia sin vacuna

A inicios de 2020 la OMS anunciaba una nueva pandemia mundial llamada COVID-19 esta a diferencia de las otras pandemias mundiales trae un ingrediente multiplicador la explosión de tecnologías de la información, medios sociales y globalización el cual le agrega todo tipo de opiniones e informaciones que se mezclan entre verdad, imprecisiones o fake news que para el entendimiento de las personas del comun se vuelve difícil de calificar como ciertas o no, el resultado: incertidumbre, ansiedad, perdida de esperanza, tristeza, miedo y cualquier clase de trastornos psicológicos.

photo of code projected over woman
Photo by ThisIsEngineering on Pexels.com

En Septiembre de 2020 en una declaración conjunta de la OMS, las Naciones Unidas, el UNICEF, el PNUD, la UNESCO, ONUSIDA, la UIT,  la iniciativa Pulso Mundial de las Naciones Unidas y la Federación Internacional Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja se mostraron preocupados ante la sobreabundancia de información llamada INFODEMIA el cual señala en el escrito: son intentos deliberados por difundir información errónea para socavar la respuesta de salud pública y promover otros intereses de determinados grupos o personas. La información errónea y falsa puede perjudicar la salud física y mental de las personas, incrementar la estigmatización, amenazar los valiosos logros conseguidos en materia de salud y espolear el incumplimiento de las medidas de salud pública, lo que reduce su eficacia y pone en peligro la capacidad de los países de frenar la pandemia.

Ahora bien, este es un término que podemos relacionar con la infoxicación que se refiere a la sobre carga de información que recibe una persona sobre algo ya sea para la toma de decisiones o para formar opinión ante algo, LA INFODEMIA es la enfermedad masiva y exponencial de la infoxicación en la sociedad al estar expuestos o ser creadores, también refiere al  afán por fotografiarlo y escribirlo todo, por comunicar constantemente; la cultura del Instagram, del Tik Tok, del selfie, del Whatsapp, del Facebook; un deseo irrefrenable por producir y reproducir imágenes de forma desenfrenada, por guardarlo todo y la ansiedad que provoca ser “famoso” en un instante.

Esta pandemia de la información nos ha venido atacando desde hace unos años en tal medida que no sabemos en qué momento quedamos envueltos en una rueda sin fin de la “Sociedad de la información” o como prefiero llamarla “la desinformación”, esta pandemia de la sobre información no se previene con tapabocas o distanciamiento físico, y la vacuna no parece estar cerca ya que el ser humano puede estar cómodo con los efectos negativos que produce en la sociedad, efectos a los que llamamos “evolución”.

La sociedad entera apenas se está montando en el pico de la infoxicación y ante la acelerada y ansiosa velocidad de las tecnologías emergentes nos arrastran rápidamente a más de 100 kms por hora diariamente, en sentido figurado. Términos como valores, ética, humanidad y empatía deben tomar más fuerza y protagonismo en el mundo más que la busqueda insaciable de nuevos unicornios o ser los nuevos youtubers, tiktokers o instagramers, sino prestamos atención a las señales del nuevo mundo estaremos perdidos en un mar de desinformación sin saber distinguir la verdad de las mentiras.

Es momento de frenar y tomar un respiro.